¿Cómo funciona un deshumidificador?

Existen dos categorías de deshumidificadores: con compresor o con “gel de sílice”.
  • Los modelos con compresor son más frecuentes y son los más utilizados para deshumidificar una habitación. El funcionamiento es el siguiente: el aparato aspira la humedad del aire, lo filtra y dirige hacia un condensador. Este último está a bajas temperaturas (el compresor comprime un gas refrigerante que permite reducir su temperatura) que tiene un efecto de condensar el vapor de agua contenida en el aire y convertirla en agua). El agua se recoge en un depósito, pero también puede colocar un tubo de desagüe continuo (drenaje continuo) y, de esta manera, el aire se vuelve seco.
  • Los modelos con “gel de sílice” son muy eficaces a bajas temperaturas. Por esta razón, son recomendados en las estancias frías. Funciona sin compresor y sin refrigerante, por lo que no es nocivo para el medio ambiente. El aparato aspira el aire frío y húmedo y circula por el condensador y por un rotor deshidratante. Este último está impregnado con un “gel de sílice” que absorbe el agua. Por otra parte, un segundo circuito de aire permite al rotor quedarse seco (renovación continua del “gel de sílice”). En efecto, puede absorber continuamente la humedad en el hogar. El aire distribuido en la estancia es más cálido al haberle quitado la humedad.